JUEGO DE FUTBOL ONLINE

JUEGO DE FUTBOL ONLINE
REGISTRATE ES GRATIS

La muerte súbita en la práctica deportiva

Casi siempre mantenemos la percepción de que un deportista es, sobre todo, fuerte, dependiendo de la modalidad, rápido, físicamente bien dotado y con una adecuada habilidad, manifestando hacia el exterior, una imagen de bienestar. Desgraciadamente los deportistas no son infalibles y, por tanto, se lesionan y enferman, e incluso, desgraciadamente, un pequeño porcentaje fallece durante el entrenamiento o la competición de manera súbita.
Esto es así desde la antigüedad, como ejemplo tenemos al soldado griego Pheidippides, corredor de larga distancia que tras completar una carrera en la que llevaba información militar desde Maratón (de ahí el nombre de la prueba) a Atenas murió súbitamente tras entregarla.
Actualmente, la tasa de muerte súbita relacionada con el ejercicio permanece baja. El impacto humano y social de un fallecimiento durante la práctica de actividad física o deportiva, tiene una dimensión extraordinaria, dejando huellas de forma imborrables, tanto en deportistas consagrados, como en jóvenes promesas que se inician en la práctica deportiva. Esta circunstancia recuerda la necesidad de sopesar los beneficios a obtener con la práctica de ejercicio o deporte (máximos) y los riesgos que también puede acarrear el deporte y, lo que es aún más prioritario y se convierte en imprescindible, examinar correctamente al deportista para conocer su estado físico, y que sobre él se puedan ejercer las cargas de entrenamiento adecuadas con su edad y sus capacidades.
Como este es el gran problema que nos acompaña, es preciso matizarlo y definirlo. Se entiende por muerte súbita en el deporte, el fallecimiento que se produce de forma inesperada y por causa natural (no de origen traumático), durante la práctica deportiva o en la hora siguiente (para algunos autores llega incluso a las 24 horas) después de realizar un ejercicio intenso. La muerte súbita puede aparecer a cualquier edad, en personas aparentemente sanas y sin síntomas premonitorios. Además, la edad no sólo condiciona la prevalencia de la muerte sino también la causa del fallecimiento.
Afortunadamente (menos para los que le suceden, para sus familiares, compañeros y amigos más cercanos), la incidencia en deportistas es baja: 1 por cada 280.000 corredores/año en participantes en carreras populares menores de 30 años, y 1 por cada 18.000 corredores/año en el grupo de 25 a 75 años.
En los últimos años se han identificado varias de las enfermedades que con mayor frecuencia son responsables de la muerte súbita de deportistas bien entrenados o de individuos jóvenes aparentemente sanos. La más frecuente es la patología cardiovascular. En deportistas jóvenes, menores de 35 años, las causas son generalmente congénitas y casi nunca de origen isquémico.
Hemos de señalar que cardiopatía es cualquier enfermedad que afecta a la víscera cardiaca en cualquiera de sus estructuras. Las mismas se podrían dividir en dos amplios grupos, las «congénitas» que como su nombre indica son las que ya existen en el momento de nacer, aunque se descubran a los 40 años y las «adquiridas», las cuales se adquieren posteriormente, aún en los primeros años de vida.
Es necesario realizar una distinción entre las edades, para ello se estudian dos grupos muy diferentes de edad, uno es el grupo de mayores de 35 años y el otro el de menores de 35 años.
En el grupo de menores de 35 años, entre los que están incluidos los niños y adolescentes, cuando se produce un cuadro de muerte súbita y se analiza mediante la autopsia, todas las alteraciones posibles en estas personas, se encuentra en un 90% de las veces una malformación congénita en el corazón, en el 7% se descubre una miocardiopatía, en un 2% las causas han tenido un origen eléctrico, es decir, por arritmias, y en un 1% otro tipo de causas, como fármacos.
En el grupo de mayores de 35 años, cuando se analizan las causas de la muerte súbita, se encuentran en el 90% de los casos, lesiones en las arterias coronarias causantes de un cuadro agudo de cardiopatía isquémica (infarto, arritmia, etc.), en un 7% se descubre una miocardiopatía, en un 2% una estenosis aórtica severa, en un 0,5% alteraciones eléctricas y en un 0,5% drogas o fármacos (cocaína, uso de esteroides, etc.).
La medicina del deporte es una ciencia que intenta realizar una prevención de las enfermedades, anticipándose a las mismas y evitando en lo posible su presencia en el deportista a través del control médico, además de informando de cual es el estado físico del deportista controlado y sobre que parámetros incidir para mejorar los resultados.
Los médicos del deporte trabajan, en la mayoría de los casos, con una población sana, sin enfermedades, y el deber es posibilitar que por todos los medios (legales y permitidos) estos deportistas no enfermen y mucho menos que pongan en peligro su vida.
Todo lo señalado para manifestar la importancia que representa el control médico previo a la actividad deportiva y la práctica continuada y dirigida de ejercicio físico o de deportes para mejorar la calidad de vida, a pesar de que en ese camino continuado, nos encontremos desgraciadamente situaciones que no respetan ni la edad ni la condición física, ya que en resumidas cuentas se puede perder, como en este caso, lo que más vale, que no es otra cosa que la vida.

1 comentarios:

Jackeline dijo...

Hola estimado blogger
Estuve visitando tu Blog y está excelente, permíteme felicitarte.
Sería un gusto contar con tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
Si lo deseas no dudes en escribirme a jackiesj0801@gmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Jackie

 
© 2007 Template feito por Templates para Você